INICIO

Fernando Mayorga

A pie, recorriendo los límites del tiempo...

Iconografía del frontispicio de la Catedral de Guayaquil. Ayer y hoy.

En Guayaquil, desde mi balcón.

Son dos los elementos iconográficos relevantes que han estado presentes en la fachada de la antigua y de la nueva Catedral de Guayaquil: La imagen del santo patrono de la ciudad, Santiago Apóstol y las imágenes del conjunto de los Evangelistas. Haré una rápida revisión histórica de esta iconografía y su significado, y de paso espero las fotografías ayuden a apreciar los cambios que experimentó la fachada del antiguo edificio entre 1860 y 1890.

Algo de historia para empezar.

Atendiendo a la solicitud del Presidente Vicente Rocafuerte, fue el Papa Gregorio XVI quien elevó a categoría de Diócesis a la Vicaría de Guayaquil en 1838; en septiembre de aquel año se erigió Catedral de San Pedro a la Iglesia Matriz de Guayaquil. Tuvo el honor de ser consagrado primer Obispo de Guayaquil Monseñor Francisco Xavier de Garaycoa (1838-1851).

Fue Monseñor Francisco X. de Garaycoa quien como Vicario de Guayaquil (1822-1838) se hizo cargo de la Iglesia Matriz al poco tiempo de iniciada su construcción en 1820; precisamente esta edificación, con algunas remodelaciones con énfasis en la fachada, es la misma que se convirtió en Catedral y existió hasta 1943 cuando fue demolida.

Datos sobre el diseño y los constructores de la antigua Catedral son casi inexistentes, no sucede así con la nueva Catedral de la cual sabemos que en sus inicios fue obra de la Sociedad General de Construcciones, compañía italiana radicada en Guayaquil a cargo de los ingenieros Bartoli, Bonarda y Gherardi. Desde 1932 hasta 1944 se hizo cargo de la obra el arquitecto Pablo Russo y posteriormente, entre 1947 y 1970, quien continuó con la obra fue el arquitecto español Juan Orús cuyo diseño de la fachada sería el definitivo. La primera piedra de la nueva catedral fue colocada el 10 de Agosto de 1924.

El medallón de Santiago Apóstol

Entre las primeras fotografías de la antigua Iglesia Catedral destaca la que hiciera Rafael Castro y Ordóñez de la Comisión Científica del Pacífico (1862-1866), en ella se aprecia claramente el medallón de Santiago Apóstol que decora el centro del frontispicio. La imagen representa al Apóstol como caballero y, aunque se desconoce su origen, estuvo allí hasta noviembre de 1943, año en que se demolió la fachada de la antigua iglesia, como ya lo anotamos líneas arriba.

A continuación cito la descripción del medallón de Santiago Apóstol hecha por el Dr. Carlos Matamoros T. (2008):

De forma ovalada (la imagen), está tallada en alto relieve sobre 4 tablones de madera de guasango de 20 centímetros de espesor y mide 2 metros de alto por 1,65 de ancho. Al comienzo estuvo pintado de blanco y después de su primera restauración realizada en 1972, se lo dejó con el color natural de la madera, que es como luce actualmente.

El Dr. Matamoros continúa y afirma que el Medallón fue donado al Museo Municipal de Guayaquil como reliquia histórica porque en su reemplazo se colocaría en la puerta principal del nuevo edificio la estatua del Apóstol como Santiago peregrino. En efecto, la nueva Catedral recibe a quienes la visitan con la imagen de Santiago peregrino esculpida y adosada al parteluz de su puerta principal.

Cuando el nuevo Museo Municipal fue inaugurado en 1972, el medallón fue restaurado y colocado en el salón principal del museo donde permaneció hasta 1993. Restaurado nuevamente, en 1999 el medallón se trasladó al Palacio Municipal, al despacho del alcalde de Guayaquil donde permanece hasta el día de hoy.

Apóstol, peregrino y caballero.

Santiago el Mayor, uno de los doce apóstoles, con su hermano menor Juan y Pedro eran los predilectos de Jesús. Luego de la ascensión del Maestro, Santiago partió a evangelizar Hispania, llegando hasta Compostela donde fue el primero en establecer la religión cristiana; a su retorno a Judea fue víctima de la persecución del Sanedrín, apresado y procesado por el rey Herodes Agripa, es decapitado convirtiéndose entre los apóstoles en el primer mártir por la fe. La tradición cuenta que sus discípulos lo llevaron de vuelta a Hispania para enterrarlo en Galicia.

Hasta aquí las dos primeras facetas del santo, la del apóstol y la del peregrino; la tercera, la del santo caballero, se configuró en la España medieval durante las guerras de reconquista de la Península contra los musulmanes (o moros como los llamaba el vulgo); la historia, la leyenda y la tradición se funden llegando a crear la afamada imagen de “Santiago Matamoros”, incluso convirtiendo al apóstol en el santo patrón de España.

A América la tradición y devoción al santo llegó con los primeros conquistadores quienes fundaron varias ciudades en su honor, entre otras, Santiago de Cuba, Santiago de Chile y Santiago de Guayaquil.

El arte sacro, complaciendo probablemente a la devoción popular, ha preferido representar al Apóstol Santiago más como peregrino o como caballero:

Santiago el Mayor ha sido representado como apóstol, sencillamente, pocas veces: […] Con mayor frecuencia se le ha representado como peregrino. En España, en fin, se cultivó su acepción como “Santiago Matamoros”, jinete en un espléndido caballo blanco, blandiendo una espada y con frecuencia descabezando o atropellando figuras de musulmanes, cuyos rasgos bestiales indican su identificación con las “fuerzas del mal”… (Revilla, Federico. 2012).

De acuerdo con lo expuesto, la iconografía de Santiago el Mayor se clasifica en tres tipos:

Apóstol.- Hombre maduro y barbado, de cabello largo y peinado hacia los lados con una raya en medio. Va descalzo, vestido de túnica larga y manto, lleva el libro, símbolo de la doctrina evangélica, y una espada que simboliza el martirio por decapitación.

Peregrino.- Calzado y con el habitual equipaje del peregrino: zurrón y báculo con la calabaza para beber; tocado con un sombrero de ala ancha doblado por delante mostrando una concha sobre su frente. En la Edad Media, la concha era el símbolo que identificaba a los peregrinos que regresaban de Compostela por el Camino de Santiago.

Caballero.- El guerrero también llamado “Matamoros”, temido adversario del Islam; vestido como peregrino o con armadura aparece montado sobre un brioso corcel blanco blandiendo una espada, lleva un estandarte blanco y su caballo pisotea a los agonizantes enemigos de la fe.

La nomenclatura del Apóstol Santiago el Mayor tiene las siguientes variaciones:

Para no extenderme demasiado con el presente artículo, el tema de la iconografía de los Evangelistas en el frontispicio de la Catedral será tratada en una próxima reseña. Mientras tanto, más imágenes del Apóstol Santiago en el arte hispano…

Hasta pronto

Imagen del encabezado: La antigua Catedral de Guayaquil hacia 1890 en “Vistas de Guayaquil”, reimpresión s/f. Publicaciones de la Biblioteca Municipal de Guayaquil.
Fuentes: * Carmona Muela, Juan. “Iconografía de los santos” Istmo. Madrid: 2003.
* Estrada Ycaza, Julio; Estrada, Cecilia y Palacios, Antonieta. “Guía histórica de Guayaquil” Tomo 5. M. I. Municipio de Guayaquil. Guayaquil: 2008.
* Hall, James. “Diccionario de temas y símbolos artísticos” 2 Vol. Alianza Editorial. Madrid: 2003.
* Matamoros, Carlos. “Medallón de Santiago de Guayaquil” Boletín informativo Nº 50, Club filatélico “Guayaquil”. Junio del 2008.
* Palacios, Antonieta. “Legado de Italia en la arquitectura de Guayaquil. 1910-1940” S/Ed. Guayaquil: 2013.
* Revilla, Federico. “Diccionario de Iconografía y simbología” Cátedra. Madrid: 2012.
* Riofrío, Juan Carlos. “El corazón de la ciudad. Catedral de Guayaquil” Publicaciones de la Biblioteca de la Muy Ilustre Municipalidad de Guayaquil. Guayaquil: 2002.

Publicado por Fernando el 21 Oct 2016
comments powered by Disqus

Something else...

404

Mi historia H. K.

1982